Publicado por & archivado en Vídeo Email.

Utiliza esta lista para asegurarte de que tus emails son invencibles antes de enviarlos.

El mailing es ya una de las vías de comunicación más directas entre empresas y usuarios, y lo mejor que le puede pasar a tu empresa si sabes cómo utilizarlo. Además, las herramientas de email marketing cada vez te lo ponen más fácil para ejecutar tus campañas de mailing. Todo son ventajas: fácil de implementar, con infinidad de posibilidades en su ejecución, gran alcance, de bajo coste y gran rentabilidad… Siempre y cuando lo utilicemos bien. Es por eso que nos parece importante mostrarte aquello que no debes pasar por alto a la hora de crear y enviar tu campaña.

Atento a las siguientes cuestiones que debes plantearte.

¿Qué debo tener en cuenta antes de enviar una campaña con mi herramienta de email marketing?

Mis objetivos y mi público: ¿están bien definidos?

Es importante planificarse bien desde el principio y no tener ninguna duda de tus objetivos, al igual que del público para el cual estamos creando nuestra campaña de email marketing.

Debes tener clara la misión de tu campaña. ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Pretendes vender, conseguir engagement, tráfico, conversión?. ¿Qué es aquello que impulsa a tu campaña?. ¿Es su contenido, su diseño, ambos quizás?. Una vez fijes tus metas y tu estrategia, podrás centrarte en el público objetivo que has escogido. Con una herramienta de email marketing profesional puedes trabajar con listas segmentadas (edad, procedencia, gustos, etc.), y te ayudará a realizar campañas más focalizadas, manteniendo un seguimiento sobre tus usuarios: cuánto más les conozcas, más podrás segmentar y adecuar los contenidos de tus emails.

¿El contenido es un mensaje directo/atractivo y cuidado?

Tu única opción para seguir labrando tu éxito, una vez llegados a este punto, es saber crear contenido relevante. Para ello, si has trabajado bien en el punto anterior, tendrás suficientes conocimientos de tus destinatarios para saber darle a tus campañas un contenido y aspecto interesante y personal. Edita los contenidos tantas veces como sea necesario, y recuerda que nunca estás perdiendo tiempo; estás ganando experiencia.

Sobre su formato, debe responder al diseño corporativo. Todo es importante, desde el tipo de fuente que escojas, los signos de puntuación o la coherencia general, pasando por el uso de un diseño que permita la visualización responsive, ya que de lo contrario, restarás a tu campaña.

Trabaja para que el resultado final sea impecable. La intención es que todo (o como mínimo algo) capte la atención del suscriptor: su diseño, sus palabras, sus colores o sus imágenes.

¿Cuento con un asunto llamativo, claro y conciso?

Como en todo, lo mejor es no andarse con rodeos y ser directos. El asunto es lo primero que el suscriptor verá de ti, así que debe captar la atención rápidamente. Algunas formas de conseguirlo será personalizando el propio asunto con el nombre de su destinatario, dejando claro quién eres, o agregando emojis que marquen la diferencia y destaques entre el resto de emails que encuentre en su bandeja de entrada.

¿Está visible el branding o logotipo de mi marca en el encabezado?

El logotipo es el rostro de tu marca, tu identidad, y aunque parece obvio, es muy importante que sea de las primeras cosas que vea el usuario al abrir el email. Asegúrate de su posición y de su correcta visualización tras abrir el correo. El sello de tu marca ha de ser visible.

¿Mi contenido es compartible?

Te aportará mucho a la difusión enviar contenido que la gente quiera compartir, por lo tanto ponlo fácil. Agrega los botones de tus redes sociales cerca del contenido y comprueba que estén bien enlazados para que pueda ser difundido. De igual manera, procura que los perfiles de tus redes sociales queden también plasmados y habilitados en el “footer” del email con sus respectivos botones.

¿He insertado correctamente el enlace de baja?

Estamos obligados por ley a insertar un enlace de baja en los correos de envío masivo. Por eso, la empresa de email marketing Mailify, habilita de forma predeterminada el enlace de baja en sus plantillas. De igual manera, si trabajas en html, la aplicación controlará que la opción para obtener la baja en la suscripción esté presente, de lo contrario, no te dejará enviar la campaña.

¿He implementado bien los CTA’s?

Imprescindible que los incluyas en tus emails, que funcionen, estén visibles, y sean atractivos. Los verbos son importantes dentro del contenido de tu email, ya que serán ellos los que te sirvan para llamar a la acción y conseguir al trío más deseado: el tráfico, la conversión, y las ventas. No te cortes, utiliza un CTA claro y escueto para decirle al usuario lo que quieres que haga con nuestro email.

¿Mi campaña está siendo respetuosa con los destinatarios?

Hablemos de respeto, porque de no hacerlo serás parte de la bandeja de spam. La tolerancia ha de ser mutua: si no respetas a tus usuarios, ellos tampoco te respetarán a ti.
En este sentido, sería bueno que revisaras que tu campaña o tu acción de email marketing no está siendo invasiva o molesta para tus destinatarios. La transparencia es, en la mayoría de las ocasiones, la fórmula de la lealtad y la confianza.

¿Todos tus destinatarios quieren recibir tu email? Es necesario que conozcas el origen de los datos de los cuales dispones, por lo tanto, no es recomendable comprarlos. Ofrece siempre en el momento de la suscripción el permiso a recibir publicidad y encárgate de validar tú mismo a los usuarios.

En esta labor tu empatía y tu experiencia como usuario te será muy útil. Recuerda aquello que te gusta de las campañas que te envían, aquello que odias, lo poco que te gusta que no respeten tus horas de sueño (se recomienda no enviar emails entre las 21 pm y las 6 am), qué haces con los correos comerciales de aquellas empresas a las que no has cedido tus datos, y lo mucho que te molesta la publicidad no deseada en general, por el motivo que sea. Sé respetuoso con los datos de tus subscriptores. Que tu lema sea “no hacer a tus clientes o clientes en potencia, aquello que no quieres que te hagan a ti”. 

¿He revisado todos los aspectos anteriores antes de enviarlo?

Cualquier error debe ser detectado en esta fase, la cual recomendamos realizar tantas veces como haga falta antes de enviar nuestra campaña de email marketing.
Por eso, aprovecha la extensión que Mailify te ofrece, y crea una vista previa de tu campaña en los diferentes servidores de correo electrónico con GetInBox.

Para hilar aún más fino en la revisión de tu campaña, repasa las anteriores; el análisis de las campañas pasadas pueden aportarte conocimientos e “insights” para evitar o corregir errores.

Haz los envíos de prueba necesarios para confirmar que todo se ve y se entiende como quieres: revisa cada detalle, que todos los links insertados dirijan a la página correcta, que las imágenes se vean adecuadamente, que el tamaño de la fuente del contenido sea el adecuado y que hayas obtenido un resultado coherente.

Como puedes ver en la imagen, muchas de las comprobaciones las puedes realizar de forma fácil mediante tu herramienta de email marketing, en este caso, te mostramos la interfaz de la prueba de envío que puedes efectuar con Mailify. Dedica algo de tiempo a revisar todo el trabajo que has realizado y pronto verás la recompensa. Si tras la revisión de todos los aspectos, ya estás convencido de haber logrado un buen email, adelante ¡y envía tu campaña!

Autora: María Martín Parrilla, Content Manager en Mailify España